ConfutatisWeb

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home


DEDICATORIA

E-mail Imprimir PDF

 

 "Enjoy the silence" para ti.

 

Esta enigmática dedicatoria apareció tatuada en el brazo del cuerpo de Delos Louros,  el genio del jazz un 14 de agosto de un año indeterminado. Se había instalado en Reeks St, allí donde creyó podría hacer carrera, no tanto porque otros la hubieran hecho antes, sino porque según se dice allí vivía ella, en el 39.

Nunca se sabe donde reside el momento, donde habita, donde hunde sus raíces hasta el mismo tuétano. Luego vino lo malo. La verdad que se esconde bajo el manto de la suposición, de la suspicacia y del arrepentimiento con el que se dice crece la planta sin flor. Nada había cambiado pero donde no hubo cambio todo cambió. Pensaba que podría convencer, convencer al menos de la convicción que él tenía de la verdad que a ella siempre le había parecido esquiva. Vivía y moría por ella. Suele darse así. Suele ser así,  pero hay verdades que no se compran porque quien debe recibirlas trata de no creerlas siquiera por un deseo atávico de no hacerlo. Cuando no creemos, no vemos. Lo otro es la fe.

Lo recordó todo, su risa contagiosa, la verdad de sus ojos, su humor y esa gracia natural con la que lo adornaba todo, esa luz como de otro mundo que llenaba la estancia con un aura única jamás vista antes, esa esencia que no todos percibían, y muy a menudo solo percibía él. Todo lo veía a diario y en sus días pedía, a esa fuerza superior a la que le habían enseñado a llamar Dios, no perderla. Y esperó.

 


Página 1 de 3

Asociados


Newsflash

Mark Evan Bonds. La música como pensamiento. Ed Acantilado

  La evolución de la concepción musical, de la escucha, de las formas desde el siglo XVIII en adelante es el punto de partida de un ensayo que aúna la historia de la música con la observación filosófica y emocional de la misma. El libro de Mark Evan Bonds es un extraordinario compendio de historia del entendimiento, de los modos  en que la escucha musical ha ido tomando forma hasta conformar el estado actual. La evolución del concepto de belleza en la música, lo que Rohmer entendió como la "profundidad de la música", las diferentes formas de acercamiento a la música como arte inmediato,  son estudiadas por Evan Bond desde una perspectiva histórica y filosófica de forma ejemplarmente preclara, sin aditamentos ni muestras de erudición innecesaria. La obra es pulcra, enormemente precisa.

Kant entendía que no existía en la escucha de la música sin voz más que puro deleite, ocio, placer. La música cantada, la voz humana como el más perfecto instrumento de la creación, que decía Mozart, deja paso al concepto puramente sinfónico. La sinfonía y su evolución marcan los modos de acercamiento a la música de la sociedad europea a partir del XVIII. Haydn, Mozart y Beethoven suponen la triada que empuja hacia los nuevos conceptos a una sociedad que ve cómo la música evoluciona, como lo hace todo lo demás; los modos de ayer ya no son los de hoy, y se preconiza ya, lo que vendrá de forma inmediata.

El libro es un documento certero y prolijo, un análisis ético y estético de la evolución musical en los tres últimos siglos, un libro que permite el acercamiento a la evolución musical y a los gustos de la sociedad europea desde una perspectiva historicista y filosófica donde importa tanto el cómo como el porqué.

El texto, cuidadamente editado por Acantilado, es de un enorme interés no sólo para los melómanos, sino para todo aquel que desee acercarse al acervo cultural europeo desde una doble perspectiva.