ConfutatisWeb

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Ópera Ópera EL TEATRO REAL LLEVA LA MUSICA AL CENTRO PENITENCIARIO DE SOTO DEL REAL

EL TEATRO REAL LLEVA LA MUSICA AL CENTRO PENITENCIARIO DE SOTO DEL REAL

E-mail Imprimir PDF
Madrid, 2 de marzo de 2010.- El Teatro Real de Madrid, a través de su Proyecto Social, llevará música y humor a uno de los espacios donde más necesidad hay de saborear estas mieles: el centro penitenciario Madrid V en Soto del Real. Será al filo del mediodía del viernes 5 de marzo con la presentación, en el salón de actos de dicha cárcel, del celebrado espectáculo PaGAGnini, coproducido por la compañía de teatro Yllana y el violinista Ara Malikian, que ofrecerán la actuación a los internos de forma generosa.

La obra, que cuenta con la puesta en escena de  David Ottone y Juan Francisco Ramos, reúne en un mismo plano la música con mayúsculas y el genio y la locura teatrales de Yllana. A través del virtuosismo de cuatro grandes músicos, Eduardo Ortega, Gartxot Ortiz y Fernando Clemente, todos ellos capitaneados por el maestro Ara Malikian, PaGAGnini repasa algunos momentos cumbre de la música clásica fusionados con especial destreza con otros estilos musicales, y consiguiendo de esta manera un hilarante y prodigioso Des-Concierto.

Esta presentación forma parte de las actividades programadas por el Teatro Real en centros penitenciarios (tras la firma en marzo de 2008 de un convenio de colaboración con la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias),  recientemente galardonadas con la Medalla de Plata al Mérito Penitenciario.

 

 

 

Última actualización el Martes, 02 de Marzo de 2010 16:24  

Asociados


Newsflash

Esclavos De La Soledad

Con el buen hacer de Galaxia Gutenberg, en una edición impecable tenemos ante nosotros una joya de la novela inglesa.

Un ejercicio de intimismo inquietante. Una novela de guerra pero sin guerra, de sensaciones, de la claustrofobia que destilan los personajes solo por estar juntos en una pensión que es la atmósfera que oprime mas que la propia guerra. Un Londres mísero, deprimido que perfila los personajes de una trama en la que la psicología de cada uno de los miembros es arquetipo universal de quienes forjan la propia contienda. Unos personajes que viven el desarraigo de estar donde no deben y donde no quieren. ¿Hay peor sensación? El encierro por culpa de una guerra , que aunque cercana, queda lo suficientemente lejos de las paredes de la pensión como para servir de motivación a la estancia en un lugar que es el microcosmos indeseado pero tan real como una vida desprovista de esperanza.

Galaxia Gutenberg