ConfutatisWeb

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Ópera Ópera NOVEDADES TEATRO REAL

NOVEDADES TEATRO REAL

E-mail Imprimir PDF

Madrid, 13 de mayo de 2010 – Entre los días 16 y 28 de mayo el Teatro Real presentará una nueva producción de L’incoronazione di Poppea de Claudio Monteverdi (1567-1643), culminando así su proyecto, iniciado hace dos temporadas, de ofrecer las tres óperas que se conservan de este gran compositor interpretadas por el mismo equipo artístico: William Christie al frente de Les Arts Florissants y Pier Luigi Pizzi como responsable de la puesta en escena, escenografía y figurines.

Después de L’Orfeo (mayo de 2008) y de Il ritorno d’Ulisse in patria (abril de 2009), en la que los dioses son los propulsores de la trama, se ofrecerá ahora L’incoronazione di Poppea, obra maestra de Monteverdi escrita a los 75 años de edad, en que por primera vez se abandonan los temas mitológicos para abordar un drama histórico lleno de pasiones exacerbadas y sanguinarias luchas por el poder, tratadas con asombrosa naturalidad, pinceladas de humor y disimulado desencanto.

En esta ópera, considerada una de las más eróticas del siglo XVII, ningún personaje se salva de las intrigas, maquinaciones y vicios del imperio romano, expresando sus sentimientos más puros, sus veleidades, sus delirios o su furor con el increíble poder evocador y enfático de la música de Monteverdi, que nace del excelente libreto de Giovanni Francesco Busenello.

El compositor prescinde del coro, de las danzas y de la fragmentación del discurso musical entre las varias secciones (recitativos, arias, ariosos, canciones, ensembles, etc.), optando por un genial continuum vocale, que exalta la melodía cantada y transita de una a otra de estas secciones con sutil agilidad.

En el Teatro Real un reducido y selecto grupo de 34 músicos se encargarán de la interpretación musical de L’incoronazione di Poppea: 17 cantantes solistas y  17 instrumentistas de Les Arts Florissants, agrupación que este año celebra su 30 aniversario, siempre bajo la égida de su fundador y director William Christie, que además de dirigir la ópera toca el clave, el órgano y el regal.

Un cuarteto protagonista de excelentes, jóvenes y bellos solistas ― Danielle De Niese, (Poppea), Philippe Jaroussky (Nerone), Anna Bonitatibus (Ottavia) y Max Emanuel Cencic (Ottone)― encabeza un reparto de lujo, compuesto por cantantes muy familiarizados con las exigencias estilísticas e interpretativas de la música antigua.

Última actualización el Viernes, 14 de Mayo de 2010 11:26  

Asociados


Newsflash

kavafis

 Conocido y estudiado siempre por su poesía, las prosas de Cavafis son en sí un complemento magnífico para el conocimiento de la personalidad del autor, de su tiempo y de esa Alejandría siempre mítica que camina en la historia,  siendo cruce de caminos entre oriente y occidente, entre lo árabe y lo griego, entre el ser y la nada.

 

Kavafis eterno, sus prosas no tienen desde luego el interés de su producción poética; algunos textos, meros diarios, otros, impresiones que no conforman un cuerpo definido en su producción literaria. Pero esas prosas recopiladas por Tecnos-Alianza, son el aderezo imprescindible para la comprensión de la personalidad de un autor que cabalga entre dos mundos: lo clásico, que se reviste siempre de esa melancolía que conforma un modo de acercarse a lo arcano; y lo moderno, con esos tiempos que cambian constantemente aniquilando el mundo de ayer, que recreó Zweig con idéntica melancolía. Los textos, son una amalgama de impresiones, exposiciones, teorías, y esa curiosa obsesión cavafiana por las medidas térmicas. Margarite Yourcenar ya lo hizo notar en su "A beneficio de inventario", Cavafis adora las temperaturas y demás mediciones. Hacer constar la edad de su protagonista, los grados al comenzar el día, al atardecer, a todas horas, dotan a los textos de veracidad meteorológica, no exenta de simpatía; de realidad extrema. Lejos de la anécdota, las prosas ayudan a ubicar con extrema exactitud a Cavafis, en su mundo, en su eterna circunstancia, siempre cambiante, en sus estados de ánimo pero inmutable en su realidad;  nos permiten ver su vida más allá de la Rue Lepsius, conforman la realidad privativa de un hombre que a veces se nos puede diluir entre los textos de Forster o Durrell. Cavafis, el alejandrino, el griego, el inglés, todo a un tiempo son estas prosas, ejemplarmente recopiladas.