ConfutatisWeb

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Libros Libros EL PAIS DEL AZAFRAN

EL PAIS DEL AZAFRAN

E-mail Imprimir PDF

pais del azafran

Desnivel presenta nueva cara de un libro que es ya un clásico de la literatura de montaña. Este libro va más allá de la mera recolección de aventuras  alpinas, más allá de Trekkings y más allá del himalayismo convencional de expediciones tan de moda. El libro de Javier Campos es un iter vital, introspectivo, íntimo y casi ascético. Realizar en Great Himalaya trail en invierno es una hazaña deportiva, desde luego, hay que tener una preparación óptima para poder caminar durante horas bajo temperaturas extremas, hay que saber alimentarse para no desfallecer, hay que saber cuidar de uno mismo y atajar los peligros que acechan en tales cotas. Pero sobre todo, hay que saberse conducir, saberse uno mismo, como en el mandato délfico, conocerse para conocer, pasar por el mundo como una esponja absorbiendo los dulce y lo amargo para crecer. Campos escribe un libro que no juzgamos en su calidad literaria, aquí no se trata de eso, aqí  se trata de ver este libro en su dimensión vital, casi espiritual, narrado desde el punto de vista de la franqueza con uno mismo. El éxito y el fracaso no son nada por sí, nadie es mejor por acabar el Great Himalaya, nadie es peor por no hacerlo, pero lograr esa hazaña vital, es un camino, un camino de verdad, de superación de dificultades extremas, de eso tan ajeno a nuestro mundo hedonista que es saber sufrir. Decía Agustín de Hipona que no es bueno sufrir , pero si haber sufrido, Campos logra un reto vital donde Itaca es lo de menos, el camino le enriqueció, y lo mismo ocurrirá a quienes lean este libro 

 

Asociados


Newsflash

kaadish

 

KADISH POR MAHLER ARNOLDO LIBERMAN

SEFARAD

 

Es difícil reseñar el libro de un amigo porque uno cae en las redes de la sospecha, bien es cierto que si el amigo es Arnoldo Liberman toda sospecha se disipa, ya que el bueno de Arnoldo no necesita amigos que reseñen sus libros porque somos sus amigos los que buscamos a sus libros y no a la inversa. En esta ocasión entona un Kadish por Mahler; si supiera Mahler lo mucho que le debe a Arnoldo, le compondría una Canción para un compañero de viaje. Arnoldo describe como siempre ese hito vital que es para él, y para muchos de nosotros, la Viena finisecular. Ese entorno del fin del mundo ese “Austria Erit in Orbe ultima” ese barranco al abismo en el que existió Mahler, ese triple apátrida, ese mundo de última cultura que esperó a los bárbaros, cuando estos ya le habían hecho a Zweig dudar de la vida. Arnoldo preciso y precioso como siempre, con su pureza cristalina y límpida, profunda y sincera como una Canción a un niño muerto.