ConfutatisWeb

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home


STABAT MATER, TODO EL DOLOR DEL MUNDO.

E-mail Imprimir PDF

virgen maria

El dolor más profundo es el que proviene de las entrañas . Solo un hijo puede causarlo,y sólo su muerte puede reabrirlo. Nacer es empezar a sufrir.La mater dolorosa, que diría Zweig en la recreación de  la vida de Nietzsche, como arquetipo universal del dolor más lacerante y eterno. La carne propia deja de existir para recordar la esterilidad eterna y sobrevenida, la inutilidad de nuestra vida y también de nuestra muerte. La muerte de un hijo es la regresión a una fase de pubertad imposible, a una vejez que recuerda a cada arruga la miseria de una vida  a la que no habría nada que agradecer. Un proyecto fallido, un dolor imposible de metabolizar , porque es el dolor antinatura, aquél que invierte el orden de las cosas y que nos recuerda la inutilidad de todo esfuerzo. Ese dolor es el que deja las llagas sin posibilidad de cauterización, purulentas al oxígeno que las oxida y corroe como en un viático imposible.

Última actualización el Lunes, 14 de Junio de 2010 10:48 Leer más...
 


Página 10 de 14

Asociados


Newsflash

kaadish

 

KADISH POR MAHLER ARNOLDO LIBERMAN

SEFARAD

 

Es difícil reseñar el libro de un amigo porque uno cae en las redes de la sospecha, bien es cierto que si el amigo es Arnoldo Liberman toda sospecha se disipa, ya que el bueno de Arnoldo no necesita amigos que reseñen sus libros porque somos sus amigos los que buscamos a sus libros y no a la inversa. En esta ocasión entona un Kadish por Mahler; si supiera Mahler lo mucho que le debe a Arnoldo, le compondría una Canción para un compañero de viaje. Arnoldo describe como siempre ese hito vital que es para él, y para muchos de nosotros, la Viena finisecular. Ese entorno del fin del mundo ese “Austria Erit in Orbe ultima” ese barranco al abismo en el que existió Mahler, ese triple apátrida, ese mundo de última cultura que esperó a los bárbaros, cuando estos ya le habían hecho a Zweig dudar de la vida. Arnoldo preciso y precioso como siempre, con su pureza cristalina y límpida, profunda y sincera como una Canción a un niño muerto.