ConfutatisWeb

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Artículos Artículos ALFREDO ANAYA, TODA LA PERCUSIÓN

ALFREDO ANAYA, TODA LA PERCUSIÓN

E-mail Imprimir PDF

ANAYA

   El pasado diecinueve de octubre en el Auditorio Nacional  de Madrid tuvo lugar el excelente concierto de  la ORCAM con el siguiente programa James MAcMillan (1959): "veni, veni, Emmanuel" para percusión y orquestaIsaac Albeniz(1860-1909): "Cataluña"Carl Nielsen(1865-1931): Sinfonia n 2 op.16:"los cuatros temperamentos"A priori, un evento del calendario de los que los abonados ponen aviso en su móvil para que no se les pase su cita con la música-El tema, no obstante tenía mayor calado, pues la obra de McMillan “Veni Veni Emmanuel” supone uno de los mayores retos a los que puede enfrentarse un percusionista sinfónico.  La obra, estrenada en 1992 supone la consagración del compositor. La utilización de la percusión como hilo conductor supone una novedad escénica de primer orden al mas puro estilo de Stravinski. La complicación de esta obra sólo está a la altura de unos pocos. Alfredo Anaya Peña es desde  hace años un valor seguro en la percusión europea, y no es casualidad que este concierto cayera en sus rítmicas manos.

 El dominio de este músico  se extiende a la totalidad del elenco de la percusión moderna  y este concierto fue una prueba de fuego para ya su más que consolidada carrera. Mostrar tal manejo instrumental, asegurar los tiempos y cadencias,  sobresalir en absolutamente todos los modos del concierto y llevar a la orquesta al ritmo de sus endiabladas manos fue un espectáculo en sí mismo. El concierto puso a las claras quién es uno de los mejores percusionistas del panorama actual, un hombre que sabe de música porque la ha vivido desde siempre, conoce la mecánica y la técnica como nadie. Erudito de la percusión, es fácil verle siempre investigando nuevos instrumentos, a veces casi tribales, arreglando todo lo que sea percutible y disfrutando con  ello.  Anaya es como el samurái que después de la batalla cuida con mimo el instrumental con la liturgia de quien ama su profesión. El concierto del mes pasado no era necesario para Alfredo Anaya ,ni para quienes han seguido su intachable carrera, pero era imprescindible para que el foco de solista se centrara en un soldado de la música e hiciera justicia a un hombre que representa a otros muchos que pasan inadvertidos en las orquestas, poniendo a las claras  ser un auténtico maestro.

 

Última actualización el Lunes, 23 de Noviembre de 2009 16:38  

Asociados


Newsflash

miguel hernandez

 

Miguel Hernández. Concha Zardoya.

NORTESUR

La editorial Nortesur está realizando un trabajo impecable en la eleccion de sus títulos y éste que presentamos no es si no una confirmación de tal extremo.Concha Zardoya realiza una semblanza que va mucho más allá de la mera biografía del personaje. Dividido en dos partes el libro presenta una hagiografía vital del de Orihuela. Su vida, su juventud, y los avatares de un hombre asceta que marcaron su vida y su obra. Lejos de remilgos y de estúpidas memorias hístóricas este no es un libro para recordar nada a ningún desmemoriado. Aquí se tratan los hechos vitales de un hombre que vivió como sufrió, y sufrió como vivió. Un personaje clave de nuestra historia, un poeta inmenso que no pertenece a ideologías ni a acredos. Pertenece a su hambre y a su miseria. No busquen anatemas políticos ni la politización del personaje, tan de moda ahora en todo lo que ocurrío antes de 1975. Este hermoso libro es un libro de poesía, de la ballíesima poesía de Miguel. En la primera parte se traza su vida de forma rápida y concreta , sin complacencias enlos detalles más horribles, porque el libro no tiene trampa. La segunda parte es un análisis casi científico de la palabra de Miguel, de su uso, sus recursos, su técnica. La interrelación de ambas permite la comprensión de la actividad de un poeta que no se presenta como ningún mártir si no como un maravilloso artista.... eterno.

Para  siempre Miguel Hernández

Tu risa me hace libre,
me pone alas.
Soledades me quita,
cárcel me arranca.
Boca que vuela,
corazón que en tus labios
relampaguea.