ConfutatisWeb

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Ópera Ópera ANDREA CHENIER EN EL REAL

ANDREA CHENIER EN EL REAL

E-mail Imprimir PDF
Madrid, 9 de febrero de 2010.- El Teatro Real estrenó el pasado sábado, 13 de febrero, Andrea Chénier, el título más conocido del compositor Umberto Giordano y una de las grandes obras del verismo. El espectacular montaje que veremos en Madrid ha sido concebido por Giancarlo del Monaco para la Ópera de París, donde se ha escuchado esta ópera por primera vez en su historia, y contará en el foso con la presencia del maestro Víctor Pablo Pérez, quien ya estuvo al frente de la Orquesta Titular del Teatro Real, Orquesta Sinfónica de Madrid, en anteriores temporadas. Grandes y conocidas voces del Real, vuelven a este escenario para dar vida a los personajes de esta ópera. Así, el espíritu y la fuerza de Andrea Chénier se creará en las voces de los tenores Marcelo Álvarez, quien acaba de debutar este papel en París con esta misma producción, Fabio Armiliato y el joven español Jorge de León. Los tres cantantes se medirán con un papel que exige numerosos cambios de interpretación y para el que las voces deberán estar respaldadas por una gran seguridad técnica, que les permita transmitir las apasionadas palabras que defienden la libertad, el lirismo de la poesía que llena su vida y la sensualidad del amor por la vida, la igualdad y la mujer que quiere. Tres sopranos de altura darán la réplica en la piel de Maddalena de Coigny: Fiorenza Cedolins, Daniela Dessì y Anna Shafajinskaia. Completan el reparto Marco Vratogna y Marco di Felice, entre otros. La producción que veremos los próximos días en el Real, es una muestra del talento más conocido de Del Monaco y su enorme dominio de la escena. Solistas, coro y un nutrido grupo de figurantes, desarrollan esta apasionada historia ente grandiosos y, a la vez, realistas decorados,  con un vestuario compuesto por casi trescientos trajes y  para el que se han diseñado más de ciento ochenta pelucas. Con estos instrumentos y estudiados cambios de escena, Giancarlo del Monaco ha querido dotar a esta versión de Andrea Chénier de un lenguaje cinematográfico que “encaja muy bien en esta obra por su aire de finales del XIX, cuando ya se ve el cine surgir por el horizonte”, según el mismo afirma.

 

 

           

 

 

Última actualización el Martes, 02 de Marzo de 2010 16:27  

Asociados


Newsflash

YO FUI MI MEJOR CLIENTE. HEINZ BERGGRUEN. ED. ELBA

 Traemos a nuestras páginas una recomendación de primera linea. Elba nos presente un cuidado volumen memoria viva de la historia del arte de buena parte del siglo pasado. Berggruen, cosmopolita y visionario, hombre de vida pasional y apasionante, narra en primera persona la evolución de una pasión que fue su vida: el coleccionismo. Coleccionar como elevación del espíritu más allá de la mera actividad de acaparar, coleccionar arte como medio de conocimiento del artista, del entorno, del contexto de la época. Berggruen participa de una época prodigiosa y entabla contacto y amistad con muchos de los grandes maestros. Estrechamente ligado a Picasso, es fiel cronista de parte del carácter del malagueño; numerosas anecdotas de la vida de éste, de sus particular visión de la vida y del propio arte. Matisse, la ubicua Gertrude Stein, Sartre, y todo el elenco de ese Paris que era una fiesta, con un rato en Deux Magots, de donde salia un encuentro providencial, una amistad duradera que podría diluirse en una copa de absenta, para retomarla en el Cafe de Flore. Berggruen colecciona y acapara, vende y se queda con obras por amor al arte, construye una colección para Berlin y nos da una rica visión del mercado del arte, que no del mercadeo, tan común hoy donde muchos coleccionistas no son sino marchantes, tratantes de ganado a la espera de una subasta beneficiosa. Sin ocultar la mercantilidad de su actividad, Berggruen se erige fedatario de una época en la que se forjaron muchas de las grandes colecciones que provenían directamente de las fuentes: un café con Picasso en Antibes de donde sale un regalo improvisado sobre una servilleta, una tarde con Matisse que crea un trato preferente... quien sabe que podía deparar una visita al taller de cualquier artista en los años de la efervescencia creativa del nuevo arte.