ConfutatisWeb

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Artículos Artículos YO YO MA EN MADRID.

YO YO MA EN MADRID.

E-mail Imprimir PDF

yo yo ma

 YO YO MA - KATHRYN STOTT. AUDITORIO NACIONAL MARZO 2010, CICLO GRANDES INTERPRETES.JUVENTUDES MUSICALES MADRID

Sonata D821 Arpeggione; Sonata Op 40 Shostakovich;La Grand Tango Shostakovich; Bodas de Prata Gismonti Carneiro; Sonata en La Mayor Cesar Frank

NUESTRO AGRADECIMIENTO A JUVENTUDES MUSICALES DE MADRID QUE SIEMPRE NOS FACILITA LA DIFUSION DE LO SUBLIME.

Photo under permission OMB.USA

YO YO MA, EL INTÉRPRETE PERFECTO.

Si hace pocas fechas traíamos a esta páginas por gentileza de Juventudes Musicales de Madrid la excelsa interpretación de Lang Lang, de nuevo aparece ante nuestros sentidos la pureza cristalina de violonchelo más perfecto de cuantos pueden escucharse hoy en el mundo. La presencia de Yo Yo Ma en un escenario hace que se pare el tiempo. Se trata de uno de esos músicos que están rodeados de un cerco de misticismo musical.La suficiencia de Yo Yo Ma hace que toda la magia del mundo se concentre en unas manos que convierten al violonchelo en un delicado violín. Se acerca a su partitura de manera sigilosa, como queriendo no molestar, saluda al público como pidiendo perdón, se sienta en su silla con una extraña compostura que parece relajarle ante la tormenta que va a desencadenarse y todo comienza a fluir como si de lo más natural del mundo se tratara, algo así como una serena combinación de armonías maravillosas, con unos sonidos limpios y absolutamente perfectos.

 

Yo Yo Ma domina,manda, para y templa a su antojo,delicado hasta la más absoluta melancolía con Schubert, poderoso y enérgico con Shostakovich, porteño y misterioso con Piazzolla, delicado con Carneiro y eterno con Franck. No hay absolutamente nada que no pueda hacer con su maravilloso cello. No hay secretos no revelados.Su sonido es cristalino desde la primera a la última nota. Su concentración y conexión con Katrhin Stott son totales. Se conocen a la perfección, no necesitan ni apenas un gesto para que el engranaje  forme parte de una maquinaria precisa y preciosa.

Yo Yo Ma concibe la musica como algo tan natural que integra en su vida y en la de quienes lo escuchan de forma que parece como un panteísmo mágico, algo consustancial a su mera presencia. Con él parece que la música siempre ha estado en el recinto donde aparece, como esperando a hacerse carne a través de sus manos.

El público entendió el mensaje, un mensaje en forma de música como sus Songs of joy and peace. Puesto en pie el Auditorio prodigó interminables minutos de ovación hasta en cinco ocasiones salió a saludar YoYo Ma acompañado de Katrhin tras cuatro deliciosos "bises" que eran regalos místicos a un público enfervorecido por un arte irrepetible. El maestro suplicaba con sus gestos poder ir a dormir tras las peticiones del público...duerma Yo Yo Ma tenga usted dulces sueños, que por hoy ya ha cumplido los nuestros.

Última actualización el Viernes, 09 de Abril de 2010 09:06  

Asociados


Newsflash

Mark Evan Bonds. La música como pensamiento. Ed Acantilado

  La evolución de la concepción musical, de la escucha, de las formas desde el siglo XVIII en adelante es el punto de partida de un ensayo que aúna la historia de la música con la observación filosófica y emocional de la misma. El libro de Mark Evan Bonds es un extraordinario compendio de historia del entendimiento, de los modos  en que la escucha musical ha ido tomando forma hasta conformar el estado actual. La evolución del concepto de belleza en la música, lo que Rohmer entendió como la "profundidad de la música", las diferentes formas de acercamiento a la música como arte inmediato,  son estudiadas por Evan Bond desde una perspectiva histórica y filosófica de forma ejemplarmente preclara, sin aditamentos ni muestras de erudición innecesaria. La obra es pulcra, enormemente precisa.

Kant entendía que no existía en la escucha de la música sin voz más que puro deleite, ocio, placer. La música cantada, la voz humana como el más perfecto instrumento de la creación, que decía Mozart, deja paso al concepto puramente sinfónico. La sinfonía y su evolución marcan los modos de acercamiento a la música de la sociedad europea a partir del XVIII. Haydn, Mozart y Beethoven suponen la triada que empuja hacia los nuevos conceptos a una sociedad que ve cómo la música evoluciona, como lo hace todo lo demás; los modos de ayer ya no son los de hoy, y se preconiza ya, lo que vendrá de forma inmediata.

El libro es un documento certero y prolijo, un análisis ético y estético de la evolución musical en los tres últimos siglos, un libro que permite el acercamiento a la evolución musical y a los gustos de la sociedad europea desde una perspectiva historicista y filosófica donde importa tanto el cómo como el porqué.

El texto, cuidadamente editado por Acantilado, es de un enorme interés no sólo para los melómanos, sino para todo aquel que desee acercarse al acervo cultural europeo desde una doble perspectiva.