ConfutatisWeb

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Discos Discos RAVI SHANKAR- EL SONIDO DE LA INDIA-.

RAVI SHANKAR- EL SONIDO DE LA INDIA-.

E-mail Imprimir PDF

 Deutsche Grammophon 3cd

Ravi Shankar The Master

RAVI SHANKAR, el maestro,el más grande intérprete y compositor indio deleita con su sitar. Deutsche Grammophon recoplia en triple CD lo mejor de este gurú del mágico instrmento.

Atardeceres en Benarés, caminos a  las puertas de Agra; amanecer en el tumulto de Delhi puede ser algo tranquilo y espiritual desde una azotea con música de Shankar. Sitar y Tanpura se entremezclan para sacar los sonidos de la India más ancestral.  El primer disco "The spirit of India" guia llos oidos hacia esta estética hindú que está tan de moda. Espiritualidad a cada nota.-GeorgeHarrison ya sucumbió al igual que Yehudi Menuhin, menos sospechoso- El segundo disco un homenaje a Ghandi con la presencia de Sunil Kumar Nanerjje. El tercero "Ravi Shankar and Friends " es un homenaje a Oriente y a la musica de Japón. Ninguna música de sitar es comparable a la de "el maestro". Un buen momento para iniciarse en un tipo de sonidos bien relajantes y hermosos . Este disco es una joya de música de la India...de la auténtica.

Última actualización el Lunes, 28 de Junio de 2010 18:17  

Asociados


Newsflash

memento vivere

NO TE OLVIDES DE VIVIR

GOETHE Y LATRADICION DE LOS EJERCICIOS ESPIRITUALES. Ed.Siruela.

Siruela presenta un trabajo impecable. Pierre Hadot nos traslada a la visión goethiana de la vida. Tenerla presente, eso es lo importante. La vida es lo único que importa, decía Lorca “Lo que mas me importa es vivir”. Esa vida, la constancia del momento presente que recreó el propio Goethe de manera tan hermosa en Fausto: “Detente instante, eres tan bello”. La vida hoy incardinada en los postulados epicureístas, entroncar con Marco Aurelio es el presupuesto del “memento vivere”, acuérdate de vivir como la otra cara de la moneda del memento mori latino, acuerdate de morir “recuerda que eres mortal” como se les susurraba a los emperadores en su iter laureado sobre pétalos de rosa, como recuerdan también los monjes de la Gran Trapa cavando cada día la fosa que albergará sus cuerpos cuando la muerte habite.