ConfutatisWeb

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Artículos Artículos CORREA DE ARAUXO EN SEGOVIA

CORREA DE ARAUXO EN SEGOVIA

E-mail Imprimir PDF

catedral de segoviaorgano

V CENTENARIO DEL NACIMIENTO DE ANTONIO DE CABEZÓN.

Es imposible encontrar mejor escenario para dar cuerpo a las celestiales notas que emanan del prodigioso Correa de Arauxo. El 16 de Octubre tuvo lugar en Segovia un exquisito concierto de órgano, el XIV Concierto  del ciclo, como siempre con el esfuerzo organizativo de la Asociacion Correa de Arauxo. La organista Montserrat Torrent deleitó al numeroso público que disfrutó de una experiencia casi mística al escuchar piezas de Antonio de Cabezon, Antonio Carreira, Pablo Bruna, Juan Cabanilles, Fray Diego de Conceiçao, Padre Antonio Soler y José Blasco de Nebra además del propio Correa de Arauxo. La experiencia de escuchar el restaurado órgano de la catedral en tan magno escenario fue absolutamente incomparable. Montserrat Torrent, una auténtica erudita del órgano, saco los mejores sonidos del ancestral instrumento en una interpretación digna de recuerdo que, un año mas, debemos de agradecer a la Asociacion Correa de Arauxo y a su maravillosa dedicación que merece, desdel uego, un recuerdo en nuestras páginas

Última actualización el Lunes, 08 de Noviembre de 2010 09:21  

Asociados


Newsflash

giacometti

 Los hermanos Giacometti. James Lord. Ed Elba

 La editorial Elba posee el gusto de la elegancia en sus ediciones, con títulos como el que traemos hoy a Confutatis. La figura de James Lord, controvertida en ocasiones, es esencial en el entendimiento de la cara oculta del comercio artístico. El encuentro de Lord con Giacometti en 1952 le une al genial artista hasta el final de su vida. El contacto somero al principio se va llenando de sinceridad hasta dotar la relación de mil intrincados matices. La obra de Lord es una semblanza no solo de Alberto sino también de esa otra figura esencial en la vida de genio: su hermano Diego.  

Giacometti es caos y cosmos, arte y destrucción, todo y nada dentro de un nihilismo que la hace dar el salto aristocrático que implica siempre abrazar la desnudez del fracaso. No busca el éxito, y tampoco lo entiende, no cree en él, ni tampoco en la compañía en el arte. Alberto se centra en la creación, y en la soledad. Lord se convierte en testigo de la creación, de las dudas y las certezas de Alberto sobre la vida y la muerte. Giacometti trata de no discernir entre el arte y su comprensión, se deja llevar si esperar jamás el éxito, su mirada disecciona la realidad hasta crear un arte fácilmente reconocible, único, imperecedero. Lord entresaca los matices de la obra del genio, y con espíritu hagiográfico trata de mostrar la versión de una vida que revolucionó para siempre la historia del arte moderno.