ConfutatisWeb

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Discos Discos LISA BATIASHVILI

LISA BATIASHVILI

E-mail Imprimir PDF

LISA BATIASVILI

Hace ya mucho tiempo que desde Confutatis reparamos en la joven violinista georgiana. Hace mas de 5 años publicamos reseña de una de sus primeras grabaciones importantes: los Trabajos para violín y piano grabados para EMI en los que la violinista junto con Milana Chernyavska abordaba obras de Bramhs, Bach y Schubert entonce en EMI classics. Decíamos ayer y hablábamos  entonces de la demoledora técnica de esta violinista que ha sufrido en carne propia el éxodo que desde Georgia ha impulsado su carrera hacia Alemania. Elisabeth Batishvili es un portento de delicadeza sonora, un prodigio de violinista que ha caido en las redes de Deutsche Grammophon, y como marca de la casa ha modificado la imagen de la artista con una apariencia moderna pero sin perder ese halo caucásico que dota a Lisa de una imagen de violinista heredera del pasado.  Los adjetivos que usamos hace un lustro nos valen ahora para consignar que estamos ante una de las grandes del nuevo siglo; su capacidad y juventud, bien cuidadas ahora por el sello amarillo nos presagian discos anuales de gran calidad, esperemos que Lisa no quede cegada por el fulgor del oropel y siga desgranando lo mejor del virtuosismo que lleva dentro. En esta ocasion un aire de viejos tiempos de madre Rusia, Shostakovich y Rachmaninov como base para un trabajo que recomendamos.

Última actualización el Domingo, 19 de Junio de 2011 10:50  

Asociados


Newsflash

zweig

 Friederike ZWEIG

DESTELLOS DE VIDA MEMORIAS

Ed Papel de Liar

La editorial Papel de Liar está llevando a cabo un trabajo espectacular en la edición de hermosos títulos escogidos. Uno de ellos, es este destello de vida, de la vida de Friederike Zweig, primera mujer del gran Stefan Zweig y testigo de primer orden de su existencia. Extraordinario interés tiene este libro que no sólo se limita a la percepción que Friederike tuvo de su esposo y su azarosa vida, sino también  un testimonio de primer orden sobre aquel mundo de la Viena finisecular que constituyó el mundo de ayer, cuya nostalgia empujó a uno de los mejores escritores del siglo pasado a buscar la dosis de Veronal que lo liberara de la cárcel del nuevo mundo, allá en Petropolis.