ConfutatisWeb

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Artículos Artículos EL MISERERE DE ALLEGRI

EL MISERERE DE ALLEGRI

E-mail Imprimir PDF

CRISTO BIZANTINO

Como proveniente de una salmodia arcana la vida de Allegri está dedicada por entero a la música. Primero los estudios en San Luis de los Franceses en Roma junto al maestro Nanini sabido amigo del gran Palestrina, de quien recibe las mejores influencias y los mejores conocimientos. Allegri, prolífico compositor de motetes, lamentaciones y todo tipo de música sacra es siempre recordado por su canto salmódico  “ Miserere Mei Deus”  -Ten piedad de mi Señor-. El Miserere de Allegri es la forma más pura y cristalina de voces a capella en dos coros , uno de cuatro voces y otro de cinco.

 Interpretado de forma regular en la Semana Santa romana la, Capilla Sixtina es el escenario para que las voces  se evaporen de forma delicada salpicando los frescos que vieron al primer hombre, los dedos que se tocan para no volverse a tocar nunca.

Las notas del Miserere de Allegri le recuerdan al hombre su naturaleza corpórea , su esencia hecha de materia pesada y corruptible. El polvo al que ha de volver , por no haber dejado de serlo nunca.  La Semana Santa romana tiene los sabores del  incienso pagano, de rito primaveral como fin de los Idus.  Noches de antorchas que desfilan en un via crucis colosal allí, en el anfiteatro Flavio, que siempre olerá a sangre y a sal, la sal de la tierra que habló en arameo para dejar escrita la historia más bella del mundo.

Sintiendo la turba  y la polvareda cercana,  una cruz a la espalda como aquella de dos maderos que pintó Velázquez y a la que pudimos subirnos con la escalera que pidió Machado,  suenan a lo lejos unas notas que huelen a incienso y reflejan a Dios. Esas notas ya han quedado para siempre  en la cabeza de un niño que las ha oído junto a su padre, recordándose a si mismo lo bella que es esa música

 

Última actualización el Miércoles, 20 de Abril de 2011 10:12  

Asociados


Newsflash

Elogio del caminar

David le Breton. Siruela. Madrid

 Elogio del Caminar es un libro hermoso. Un librito de esos que se agradece tener entre manos, que como por sorpresa pone ante nosotros el camino de una vida. Caminar es reflexión, es solaz, es momento de meditación, casi de ascesis. Caminar como ya lo hicieron otros, como caminó el gran Paddy (Patrick Leigh Fermor) de cuyos caminos dio sobrada constancia en El Tiempo de los Regalos y El Ultimo Tramo, entre otros excelentes libros del caminar. Caminar es vivir, como se decía de navegar, y no hacerlo es empezar a morir. La vida actual, la técnica, la necesidad del ahorro de tiempo, para invertirlo a veces en peores cofres, relega el andar, el paseo como momento vivificador en el que poder encontrarnos a nosotros mismos, en un estado de plena consciencia. Caminar es un vehículo del pensamiento, un modo de acercarse a uno mismo tomando distancia. Por todo ello este librito, editado con gusto por Siruela, es un momento en el tiempo, un momento para la bella y literaria reflexión de todo lo que significa caminar