ConfutatisWeb

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Libros Libros UN TIEMPO PARA CALLAR

UN TIEMPO PARA CALLAR

E-mail Imprimir PDF

 

UN TIEMPO PARA CALLAR

 

 

La editorial Elba presenta una joya que pone a disposicón de todos los que deseen sumergirse en la delicada narración de Patrick Leigh Fermor.Un tiempo para callar es una pequeña obra en la que el autor inglés narra su singladura por cuatro abadías que comienza a principio de los años 50. Como en un viaje iniciático, como en un Grand Tour espiritual, Fermor, heredero de la tradición británica se introduce en el silencio monacal buscando el la paz para escribir su primer libro.

 En aquel entonces Fermor era un joven buscando su sitio en el mundo. Comienza en la abadía de Saint Wanderville en Normandía, luego Solesmes hasta proseguir ese tránsito hasta La Gran Trapa. El ascetismo máximo, la vida que traspasa los límites de la austeridad para mezclarse con la muerte; la renuncia suprema, es la Gran Trapa, el "Memento Mori" ( no te olvides de morir) hace que los monjes caven cada dia un poco de la fosa que albergará su cuerpo cuando ya no haya más renucia en esta vida. Este libro es un tesoro, nada que ver con religión, ni con misticismo, este libro es la narración de una experiencia, un reportaje casi antropológico de la vida de quienes renuncian a ella y sus motivaciones. Este libro es un Tour como el que llevara a los jóvenes aristócratas ingleses a las dulces mieles de la antigüedad clásica solo que no tiene por destino Paestum o Agrigento sino abadías europeas con el colofón de los monasterios abandonaods de la Capadocia.Dolores Payas escribe un prólogo que es un manifiesto entusiasta de la figura de Fermor, un hombre que como Byron tambien cruzó a nado el Helesponto.

Este libro no defraudará a quienes detestando el insulso ajetreo de nuestra vida desee encender una luz, sentarse y sumergirse en la hermosa prosa de quien decidió experimentar la noble vida intramuros.

Recomendamos su lectura escuchando: OFFICIUM HEBDOMADAE SANCTAE De Tomas Luis de Victoria interpretado por los monjes de Silos.

Última actualización el Domingo, 09 de Octubre de 2011 09:21  

Asociados


Newsflash

kavafis

 Conocido y estudiado siempre por su poesía, las prosas de Cavafis son en sí un complemento magnífico para el conocimiento de la personalidad del autor, de su tiempo y de esa Alejandría siempre mítica que camina en la historia,  siendo cruce de caminos entre oriente y occidente, entre lo árabe y lo griego, entre el ser y la nada.

 

Kavafis eterno, sus prosas no tienen desde luego el interés de su producción poética; algunos textos, meros diarios, otros, impresiones que no conforman un cuerpo definido en su producción literaria. Pero esas prosas recopiladas por Tecnos-Alianza, son el aderezo imprescindible para la comprensión de la personalidad de un autor que cabalga entre dos mundos: lo clásico, que se reviste siempre de esa melancolía que conforma un modo de acercarse a lo arcano; y lo moderno, con esos tiempos que cambian constantemente aniquilando el mundo de ayer, que recreó Zweig con idéntica melancolía. Los textos, son una amalgama de impresiones, exposiciones, teorías, y esa curiosa obsesión cavafiana por las medidas térmicas. Margarite Yourcenar ya lo hizo notar en su "A beneficio de inventario", Cavafis adora las temperaturas y demás mediciones. Hacer constar la edad de su protagonista, los grados al comenzar el día, al atardecer, a todas horas, dotan a los textos de veracidad meteorológica, no exenta de simpatía; de realidad extrema. Lejos de la anécdota, las prosas ayudan a ubicar con extrema exactitud a Cavafis, en su mundo, en su eterna circunstancia, siempre cambiante, en sus estados de ánimo pero inmutable en su realidad;  nos permiten ver su vida más allá de la Rue Lepsius, conforman la realidad privativa de un hombre que a veces se nos puede diluir entre los textos de Forster o Durrell. Cavafis, el alejandrino, el griego, el inglés, todo a un tiempo son estas prosas, ejemplarmente recopiladas.