ConfutatisWeb

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Artículos Artículos CICLO MUSICAL SAN LORENZO DE EL ESCORIAL

CICLO MUSICAL SAN LORENZO DE EL ESCORIAL

E-mail Imprimir PDF

ESCORIAL

 

Extraordinario ciclo de conciertos el que esta Semana Santa se ha ofrecido en San Lorenzo de El Escorial. El programa del pasado sábado 7 de abril compuesto por las Cuatro Estaciones de Vivaldi y el Stabat Mater de Pergolesi.

 La Orquesta de Cadaques siempre solvente en la selección de solistas para eventos vacacionales, y Santiago Juan como solista en sustitución de Ara Malikian que no pudo estar presente.

Magnífica interpretación de las Cuatro Estaciones que no por escuchadas dejan tener una belleza superior. Gran emoción en la interpretación que fue agradecida por el público con sonora ovación. El Stabat Mater de Pergolesi es una de esas partituras que llenan el alma. Excelentes Marta Almajano y Maite Arruabarrena arropadas por la Orquesta con igual solvencia.

 

 El precioso Auditorio escurialense albergó el evento en una gélida tarde de primavera con una entrada que rozó el lleno poniendo de manifiesto el éxito de la música clásica bien programada. El Escorial está llamado a ser por belleza e historia un Salzburgo musical del sur de Europa, los eventos que se programan empiezan a ser contestados de forma unánime por el público que asiste hasta llenar el Auditorio, y nada es más gratificante que asistir a un buen concierto en un entorno de belleza sin comparación en el mundo. Estas bazas deben ser aprovechadas para tener un festival de referencia internacional en unas instalaciones que nada tienen que envidiar a las de festivales de renombre internacional. Esperemos que nuestras autoridades sean sensibles a la cultura y pongan todos los medios para crear una programación sostenida, la cultura nunca debe ser escatimada, siempre se puede ahorrar empezando por lo más superfluo.

 

Última actualización el Lunes, 09 de Abril de 2012 11:49  

Asociados


Newsflash

kavafis

 Conocido y estudiado siempre por su poesía, las prosas de Cavafis son en sí un complemento magnífico para el conocimiento de la personalidad del autor, de su tiempo y de esa Alejandría siempre mítica que camina en la historia,  siendo cruce de caminos entre oriente y occidente, entre lo árabe y lo griego, entre el ser y la nada.

 

Kavafis eterno, sus prosas no tienen desde luego el interés de su producción poética; algunos textos, meros diarios, otros, impresiones que no conforman un cuerpo definido en su producción literaria. Pero esas prosas recopiladas por Tecnos-Alianza, son el aderezo imprescindible para la comprensión de la personalidad de un autor que cabalga entre dos mundos: lo clásico, que se reviste siempre de esa melancolía que conforma un modo de acercarse a lo arcano; y lo moderno, con esos tiempos que cambian constantemente aniquilando el mundo de ayer, que recreó Zweig con idéntica melancolía. Los textos, son una amalgama de impresiones, exposiciones, teorías, y esa curiosa obsesión cavafiana por las medidas térmicas. Margarite Yourcenar ya lo hizo notar en su "A beneficio de inventario", Cavafis adora las temperaturas y demás mediciones. Hacer constar la edad de su protagonista, los grados al comenzar el día, al atardecer, a todas horas, dotan a los textos de veracidad meteorológica, no exenta de simpatía; de realidad extrema. Lejos de la anécdota, las prosas ayudan a ubicar con extrema exactitud a Cavafis, en su mundo, en su eterna circunstancia, siempre cambiante, en sus estados de ánimo pero inmutable en su realidad;  nos permiten ver su vida más allá de la Rue Lepsius, conforman la realidad privativa de un hombre que a veces se nos puede diluir entre los textos de Forster o Durrell. Cavafis, el alejandrino, el griego, el inglés, todo a un tiempo son estas prosas, ejemplarmente recopiladas.