ConfutatisWeb

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Artículos Artículos EL JAZZ PERFECTO. TORD GUSTAVSEN

EL JAZZ PERFECTO. TORD GUSTAVSEN

E-mail Imprimir PDF

tord gustavsen

 El jazz como forma musical asentada en todos los países europeos, es por su esencia y en su definición una forma susceptible de ser mezclada o fusionada. Son múltiples las formas de fusión que enriquecen al jazz y lo convierten en una música viva, vibrante, que obtiene de cada país savia nueva con la que alimentarse. De entre todos los proyectos jazzísticos traemos hoy la figura de un coloso del Jazz: Tord Gustavsen, que junto a su trío lleva a las últimas consecuencias un proceso inverso al de fusión, para crear un jazz minimalista que es realmente asombroso.

 Gustavsen eleva el jazz reduciéndolo, simplificándolo a la pura esencia del sonido perfecto y meticulosamente aderezado con matices que crean una forma musical en sí.

 

Su último disco The Well es una culminación de ese jazz nórdico que tanto gusta. Como parte de un proceso en el que ya marcó una época el Sbjörn Svensson Trio (E.S.T);  Gustavsen y su grupo perfeccionan esa alquimia musical, que casi matemática dota de calidez a cada nota. Changing Places, The Ground y Being There son los tres discos precedentes que van marcando un camino que, como por raíles, permite a Gustavsen ir avanzando en la idea de un jazz que puede ubicar al noruego en lo más alto del panorama actual. Su música es exacta, perfecta, no sobra ni falta nada, mejora al silencio, para cumplir las premisas de ECM, no admite sobresaltos tan incómodos siempre en la escucha de jazz. Nada molesta más que desear escuchar un jazz tranquilo y verse sorprendido por la estridencia de algunos temas que rompen el hilo argumental de lo que un cierto estado de ánimo parece requerir. Gustavsen sorprende evitando las sorpresas, sus discos mantienen el argumento sin defraudarse, crecen a cada tema y mejoran a cada escucha.

Tord Gustavsen Trio crea en la actualidad el jazz más perfecto que puede escucharse, sus creaciones son dignas de ser esculpidas en hielo.

 

Última actualización el Domingo, 17 de Junio de 2012 09:22  

Asociados


Newsflash

kavafis

 Conocido y estudiado siempre por su poesía, las prosas de Cavafis son en sí un complemento magnífico para el conocimiento de la personalidad del autor, de su tiempo y de esa Alejandría siempre mítica que camina en la historia,  siendo cruce de caminos entre oriente y occidente, entre lo árabe y lo griego, entre el ser y la nada.

 

Kavafis eterno, sus prosas no tienen desde luego el interés de su producción poética; algunos textos, meros diarios, otros, impresiones que no conforman un cuerpo definido en su producción literaria. Pero esas prosas recopiladas por Tecnos-Alianza, son el aderezo imprescindible para la comprensión de la personalidad de un autor que cabalga entre dos mundos: lo clásico, que se reviste siempre de esa melancolía que conforma un modo de acercarse a lo arcano; y lo moderno, con esos tiempos que cambian constantemente aniquilando el mundo de ayer, que recreó Zweig con idéntica melancolía. Los textos, son una amalgama de impresiones, exposiciones, teorías, y esa curiosa obsesión cavafiana por las medidas térmicas. Margarite Yourcenar ya lo hizo notar en su "A beneficio de inventario", Cavafis adora las temperaturas y demás mediciones. Hacer constar la edad de su protagonista, los grados al comenzar el día, al atardecer, a todas horas, dotan a los textos de veracidad meteorológica, no exenta de simpatía; de realidad extrema. Lejos de la anécdota, las prosas ayudan a ubicar con extrema exactitud a Cavafis, en su mundo, en su eterna circunstancia, siempre cambiante, en sus estados de ánimo pero inmutable en su realidad;  nos permiten ver su vida más allá de la Rue Lepsius, conforman la realidad privativa de un hombre que a veces se nos puede diluir entre los textos de Forster o Durrell. Cavafis, el alejandrino, el griego, el inglés, todo a un tiempo son estas prosas, ejemplarmente recopiladas.