ConfutatisWeb

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Discos Discos SUEÑOS EN COPENHAGUE

SUEÑOS EN COPENHAGUE

E-mail Imprimir PDF

 

 copenhague

Como un susurro musical que acompaña a las imágenes de gran belleza de las que Max Kestner se sirve para hacer un boceto de Copenhague (Dromme in Kobenhavn) , Johann Johannsson crea una banda sonora que escapa del concepto tradicional de acompañamiento musical al soporte visual.

 La música, clara  y con mil matices acompaña imágenes casi oníricas que evocan los mil ángulos de la ciudad. Puertas que no se abren ni se cierran, que dejan intuir las vidas que, tras ellas, confieren carácter a la ciudad. Johannsson esboza sonidos de gran belleza, el piano delicado, jazzístico en su concepto, adereza con acierto cada sensación que provoca la imagen límpida . No es necesario afrontar el film para disfrutar de una música que mantiene su carácter hipnótico en cada pieza del cd. Purismo y elegancia musical sin ornatos, en una obra de estética irrefutable

Última actualización el Viernes, 12 de Julio de 2013 07:48  

Asociados


Newsflash

kaadish

 

KADISH POR MAHLER ARNOLDO LIBERMAN

SEFARAD

 

Es difícil reseñar el libro de un amigo porque uno cae en las redes de la sospecha, bien es cierto que si el amigo es Arnoldo Liberman toda sospecha se disipa, ya que el bueno de Arnoldo no necesita amigos que reseñen sus libros porque somos sus amigos los que buscamos a sus libros y no a la inversa. En esta ocasión entona un Kadish por Mahler; si supiera Mahler lo mucho que le debe a Arnoldo, le compondría una Canción para un compañero de viaje. Arnoldo describe como siempre ese hito vital que es para él, y para muchos de nosotros, la Viena finisecular. Ese entorno del fin del mundo ese “Austria Erit in Orbe ultima” ese barranco al abismo en el que existió Mahler, ese triple apátrida, ese mundo de última cultura que esperó a los bárbaros, cuando estos ya le habían hecho a Zweig dudar de la vida. Arnoldo preciso y precioso como siempre, con su pureza cristalina y límpida, profunda y sincera como una Canción a un niño muerto.