ConfutatisWeb

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Artículos Artículos ALICE SARA OTT

ALICE SARA OTT

E-mail Imprimir PDF

ALICE SARA OTT

 Alice Sara Ott nacida en Alemania en 1988 es uno de los nuevos valores del piano europeo. Su carrera, iniciada a edad temprana, como procede en estos casos, empieza a tomar un interés excepcional. Deutsche Grammophon le ha echado el lazo y como todo lo que toca el sello amarillo, las giras se han multiplicado. Alice tiene lo mejor de cada escuela: la disciplina oriental sin parecer esas prodigiosas pianistas de sol naciente de digitación vertiginosa pero que poca emoción añaden en su fría concepción artística; y lo mejor de la tradición europea entendida ésta como un reposado espíritu armónico que dota a su interpretación de la impronta de un poso que permite entrever a la gran pianista que ya es.

Grabados ya los Estudios de ejecución trascendental de Liszt en 2009, los Valses de Chopin en 2010 y los conciertos números 1 de Liszt y Tchaikovsky, este año ha tocado el turno a los Cuadros para una exposición de Mussorski, donde Alice ha puesto en escena lo mejor de su medida sensibilidad.

En su visita a Madrid junto a la OCNE ha demostrado la madurez interpretativa que se le suponía, en el número 1 de Tchaikovsky magníficamente interpretado, con un gusto exquisito y una sobriedad que es digna de alabar, lejos de estridencias y de efectismos.

Recomendamos especialmente las grabaciones para Deutsche de los conciertos número 1 de Tchaikovsky y Liszt

Última actualización el Martes, 09 de Diciembre de 2014 08:48  

Asociados


Newsflash

giacometti

 Los hermanos Giacometti. James Lord. Ed Elba

 La editorial Elba posee el gusto de la elegancia en sus ediciones, con títulos como el que traemos hoy a Confutatis. La figura de James Lord, controvertida en ocasiones, es esencial en el entendimiento de la cara oculta del comercio artístico. El encuentro de Lord con Giacometti en 1952 le une al genial artista hasta el final de su vida. El contacto somero al principio se va llenando de sinceridad hasta dotar la relación de mil intrincados matices. La obra de Lord es una semblanza no solo de Alberto sino también de esa otra figura esencial en la vida de genio: su hermano Diego.  

Giacometti es caos y cosmos, arte y destrucción, todo y nada dentro de un nihilismo que la hace dar el salto aristocrático que implica siempre abrazar la desnudez del fracaso. No busca el éxito, y tampoco lo entiende, no cree en él, ni tampoco en la compañía en el arte. Alberto se centra en la creación, y en la soledad. Lord se convierte en testigo de la creación, de las dudas y las certezas de Alberto sobre la vida y la muerte. Giacometti trata de no discernir entre el arte y su comprensión, se deja llevar si esperar jamás el éxito, su mirada disecciona la realidad hasta crear un arte fácilmente reconocible, único, imperecedero. Lord entresaca los matices de la obra del genio, y con espíritu hagiográfico trata de mostrar la versión de una vida que revolucionó para siempre la historia del arte moderno.