ConfutatisWeb

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Discos Discos MOTHERLAND

MOTHERLAND

E-mail Imprimir PDF

 Kathia Buniatishvili es una de las pianistas de la nueva generación que se ha consolidado ya entre los referentes de los talentos del nuevo siglo. Nacida en Georgia con solo 26 años su nombre suena en las principales salas de conciertos de Europa. Su grabación de Chopin para Sony fue realmente llamativa, llena de colores en una interpretación sensible y perfectamente concebida.  También Liszt ha sido moldeado por las dulces manos de Khatia, ofreciendo un bellísimo concierto junto a la Orquesta Nacional de España este noviembre.

Su nuevo disco Motherland es un compendio de sensaciones de infancia, de primeras músicas, de belleza que se lleva en los genes. Kathia deslumbra con su ternura y dulzura, heredera quizás de un concepto que ha exhibido durante años Marta Argerich, en las antípodas de la espectacularidad agresiva que puede mostrar Lang Lang por ejemplo. Kathia vuelve a la senda de ese piano europeo, sensible y poderoso, recibiendo su poder de ese gusto por el detalle, por el sonido más cálido. El disco Motherland es una auténtica delicia: sonido exquisito, interpretación pausada, como con tiempo para recrearse en ella, para degustarse en una tarde de frío otoño. Desde Bach a Slovanic, pasando por Arvo Pärt  el disco recrea la música ancestral europea, combinando ésta con las visionarias creaciones de la mejor tendencia de modernidad que se puede escuchar en el panorama musical continental.

 

Asociados


Newsflash

zweig

 Friederike ZWEIG

DESTELLOS DE VIDA MEMORIAS

Ed Papel de Liar

La editorial Papel de Liar está llevando a cabo un trabajo espectacular en la edición de hermosos títulos escogidos. Uno de ellos, es este destello de vida, de la vida de Friederike Zweig, primera mujer del gran Stefan Zweig y testigo de primer orden de su existencia. Extraordinario interés tiene este libro que no sólo se limita a la percepción que Friederike tuvo de su esposo y su azarosa vida, sino también  un testimonio de primer orden sobre aquel mundo de la Viena finisecular que constituyó el mundo de ayer, cuya nostalgia empujó a uno de los mejores escritores del siglo pasado a buscar la dosis de Veronal que lo liberara de la cárcel del nuevo mundo, allá en Petropolis.