ConfutatisWeb

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Artículos Artículos CIFU, EL ULTIMO GRAN MAESTRO

CIFU, EL ULTIMO GRAN MAESTRO

E-mail Imprimir PDF

 
Nos ha dejado el gran CIFU, Juan Claudio Cifuentes, el gran maestro del jazz. El hombre enciclopédico, que sabía todo sobre el jazz y a cuya sombra todos hemos aprendido. Las noches pegados a sus programas de "Jazz porque sí", "A todo jazz" fueron el inicio de una afición para miles de españoles. Cifu lo sabía todo, regalaba su conocimiento sin vanaglorias ni artificios, él era un maestro sin pretensiones, hombre sabedor de su bagaje que no pretendió la ampulosidad ni la vanidad. Cifu es el jazz en España, es la voz eterna con sus abrazos, achuchones carantoñas para todos y todas. Será difícil escuchar un programa de jazz sin esperar escucharle aquello de ....y Philly Joe Jones a la batería. 
 
Nuestro recuerdo desde Confutatis a un hombre grande y a un gran hombre, y nuestro cariño para su familia.
 
 
Eterno Cifu 
Última actualización el Miércoles, 18 de Marzo de 2015 11:54  

Asociados


Newsflash

saberes

El libro de los saberes

Constantin von Barloewen-Gala Naumova

  Coedición Galaxia Gutenberg-Siruela

Bajo el título de conversaciones con los grandes intelectuales de nuestro tiempo el libro de los saberes es un compendio de diálogos con personas de primer nivel mundial en distintas disciplinas que aportan su visión certera de la problemática mundial en diversos temas.  Butros Ghali, Carlos Fuentes, Yehudi  Menuhin  entre otros desgranan la vida y los conceptos que la apoyan desde el maravilloso y casi perdido género de la entrevista. Un archivo de opiniones éticas, religiosas, geopolíticas que constituyen un homenaje maravilloso al arte de hablar y hacer hablar. Una especia de mayéutica socrática, pero no para hacer salir la negación del propio conocimiento sino todo lo contrario. Un paseo por la vida y por el tiempo en un volumen cuidadosamente coeditado por Galaxia y Siruela. Si dentro de mil años alguien cogiera este texto polvoriento rescatándolo de alguna biblioteca derruida tendría ante si las opiniones  de personas que podrían negar a san Anselmo el argumento de autoridad