ConfutatisWeb

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Artículos Artículos CIFU, EL ULTIMO GRAN MAESTRO

CIFU, EL ULTIMO GRAN MAESTRO

E-mail Imprimir PDF

 
Nos ha dejado el gran CIFU, Juan Claudio Cifuentes, el gran maestro del jazz. El hombre enciclopédico, que sabía todo sobre el jazz y a cuya sombra todos hemos aprendido. Las noches pegados a sus programas de "Jazz porque sí", "A todo jazz" fueron el inicio de una afición para miles de españoles. Cifu lo sabía todo, regalaba su conocimiento sin vanaglorias ni artificios, él era un maestro sin pretensiones, hombre sabedor de su bagaje que no pretendió la ampulosidad ni la vanidad. Cifu es el jazz en España, es la voz eterna con sus abrazos, achuchones carantoñas para todos y todas. Será difícil escuchar un programa de jazz sin esperar escucharle aquello de ....y Philly Joe Jones a la batería. 
 
Nuestro recuerdo desde Confutatis a un hombre grande y a un gran hombre, y nuestro cariño para su familia.
 
 
Eterno Cifu 
Última actualización el Miércoles, 18 de Marzo de 2015 11:54  

Asociados


Newsflash

giacometti

 Los hermanos Giacometti. James Lord. Ed Elba

 La editorial Elba posee el gusto de la elegancia en sus ediciones, con títulos como el que traemos hoy a Confutatis. La figura de James Lord, controvertida en ocasiones, es esencial en el entendimiento de la cara oculta del comercio artístico. El encuentro de Lord con Giacometti en 1952 le une al genial artista hasta el final de su vida. El contacto somero al principio se va llenando de sinceridad hasta dotar la relación de mil intrincados matices. La obra de Lord es una semblanza no solo de Alberto sino también de esa otra figura esencial en la vida de genio: su hermano Diego.  

Giacometti es caos y cosmos, arte y destrucción, todo y nada dentro de un nihilismo que la hace dar el salto aristocrático que implica siempre abrazar la desnudez del fracaso. No busca el éxito, y tampoco lo entiende, no cree en él, ni tampoco en la compañía en el arte. Alberto se centra en la creación, y en la soledad. Lord se convierte en testigo de la creación, de las dudas y las certezas de Alberto sobre la vida y la muerte. Giacometti trata de no discernir entre el arte y su comprensión, se deja llevar si esperar jamás el éxito, su mirada disecciona la realidad hasta crear un arte fácilmente reconocible, único, imperecedero. Lord entresaca los matices de la obra del genio, y con espíritu hagiográfico trata de mostrar la versión de una vida que revolucionó para siempre la historia del arte moderno.