ConfutatisWeb

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Libros Libros LA FILOSOFIA PASADO EL MAÑANA

LA FILOSOFIA PASADO EL MAÑANA

E-mail Imprimir PDF

La filosofía pasado el mañana es uno de esos libros inclasificables, que parte del  ensayo para transitar por el modelo de conferencias recopiladas, pensamiento, disertación y algo más. Cavell, nos propone un análisis conceptual de la propia filosofía y el pensamiento, aunando diversas y variopintas teorías sobre múltiples concepciones filosóficas, y casi vitales.  Derrida, Nietzsche, Heidegger y hasta el análisis pormenorizado de Fred Astaire y la simbología de su baile forman parte de las conferencias agrupadas bajo el sugerente título. Cavell elabora y reelabora enlaces y conexiones que parecen imposibles, y lo hace con gracia. Cavell elabora un cuadro multiforme y poliédrico sobre el escenario filósofico que viene, las corrientes que augura y las bases del pensamiento para un nuevo orden secular. 

Relaciones de la vida y la filosofía con el cine, con la ópera y las artes en general, formaciones prefigurativas sobre el nuevo concepto de pensamiento hacen de este libro un texto atractivo, novedoso e interesante, un soplo de aire fresco, original y divertido que nos llega de la mano de Alpha Decay que es una de las editoriales que más y mejor está trabajando los títulos que en materia filosófica están marcando os pasos de las nuevas tendencias en el pensamiento internacional

 

Asociados


Newsflash

zweig

 Friederike ZWEIG

DESTELLOS DE VIDA MEMORIAS

Ed Papel de Liar

La editorial Papel de Liar está llevando a cabo un trabajo espectacular en la edición de hermosos títulos escogidos. Uno de ellos, es este destello de vida, de la vida de Friederike Zweig, primera mujer del gran Stefan Zweig y testigo de primer orden de su existencia. Extraordinario interés tiene este libro que no sólo se limita a la percepción que Friederike tuvo de su esposo y su azarosa vida, sino también  un testimonio de primer orden sobre aquel mundo de la Viena finisecular que constituyó el mundo de ayer, cuya nostalgia empujó a uno de los mejores escritores del siglo pasado a buscar la dosis de Veronal que lo liberara de la cárcel del nuevo mundo, allá en Petropolis.