ConfutatisWeb

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Libros Libros LOS CONQUISTADORES DE LO INUTIL. DESNIVEL

LOS CONQUISTADORES DE LO INUTIL. DESNIVEL

E-mail Imprimir PDF

DESNIVEL , 25 AÑOS

  

 

De entre los libros de montañismo que deben señalarse como de obligada lectura sin lugar a dudas "Los conquistadores de lo inútil" de Lionel Terray"ocupa uno de los puestos más significativos. Entender el amor a la montaña desde una perspectiva clásica, comprender la evolución del alpinismo de alta montaña desde los medios técnicos a los conceptuales de la propia escalada, se hace ameno y enormemente hermoso desde el libro de Terray. Terray nos cuenta sus comienzos, las primeras escaladas, hasta los primeros asaltos a las paredes más complejas de los Alpes, y las primeras expediciones francesas al Himalaya.

El autor narra en primera persona las esencias de una vida consagrada a la montaña, desde Chamonix, epicentro del montañismo, labores de guía, grandes rescates.. toda la montaña está contenida en el libro de Terray. La montaña clásica, el alpinismo tradicional hasta las técnicas novedosas que ya se apuntaban a mitad del siglo pasado y que son los cimientos del modo actual de afrontar los retos pétreos de los gigantes de la naturaleza.

El libro de Terray no es un libro de montaña para montañeros, es un libro de vida, un libro de experiencia, un viaje enriquecedor como el de la vida misma, una meta, como siempre, la diferencia es que en esta ocasión a Ítaca se llega con crampones

 

 

Asociados


Newsflash

kaadish

 

KADISH POR MAHLER ARNOLDO LIBERMAN

SEFARAD

 

Es difícil reseñar el libro de un amigo porque uno cae en las redes de la sospecha, bien es cierto que si el amigo es Arnoldo Liberman toda sospecha se disipa, ya que el bueno de Arnoldo no necesita amigos que reseñen sus libros porque somos sus amigos los que buscamos a sus libros y no a la inversa. En esta ocasión entona un Kadish por Mahler; si supiera Mahler lo mucho que le debe a Arnoldo, le compondría una Canción para un compañero de viaje. Arnoldo describe como siempre ese hito vital que es para él, y para muchos de nosotros, la Viena finisecular. Ese entorno del fin del mundo ese “Austria Erit in Orbe ultima” ese barranco al abismo en el que existió Mahler, ese triple apátrida, ese mundo de última cultura que esperó a los bárbaros, cuando estos ya le habían hecho a Zweig dudar de la vida. Arnoldo preciso y precioso como siempre, con su pureza cristalina y límpida, profunda y sincera como una Canción a un niño muerto.