ConfutatisWeb

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Artículos Artículos FABRIZIO PATERLINI, MUSICA SIN PALABRAS

FABRIZIO PATERLINI, MUSICA SIN PALABRAS

E-mail Imprimir PDF

 Fabrizio Paterlini se ubica en la senda de la música limpia llena de una sonoridad exquisita que envuelve de forma mágica, sin estridencias, como lo hace el arte verdadero que cala silente, como no queriendo hacerse notar , para dejar su huella imperecedera. En la línea de esa evocación introspectiva, del camino que iniciara Satie, Paterlini es junto a Roberto Cacciapaglia y Ludovico Einaudi uno de los máximos exponentes de esa música inclasificable, que pica de aquí y de allí, que toma un poco de esto y un poco de otra cosa, pero que da como resultado melodías de mayestática simplicidad, bien adornadas con una elegancia interpretativa que está teniendo enorme éxito en los países de nuestro entorno. Menos comercial, que Einaudi, Paterlini, combina la cadencia de un concepto casi jazzístico, con un concepto clásico que dota a su música de una limpieza y sonoridad formidables. 

 Sus trabajos, expuestos de manera brillantes el su disco Live in Bratislava, alternan suaves melodías con obras de mayor profundidad compositiva que recuerdan al primer Glass. Desde un punto de vista conceptual la música de Paterlini abarca un espectro amplio lleno de matices que lo hacen digno de escucha sosegada.

Última actualización el Miércoles, 10 de Agosto de 2016 09:24  

Asociados


Newsflash

Esclavos De La Soledad

Con el buen hacer de Galaxia Gutenberg, en una edición impecable tenemos ante nosotros una joya de la novela inglesa.

Un ejercicio de intimismo inquietante. Una novela de guerra pero sin guerra, de sensaciones, de la claustrofobia que destilan los personajes solo por estar juntos en una pensión que es la atmósfera que oprime mas que la propia guerra. Un Londres mísero, deprimido que perfila los personajes de una trama en la que la psicología de cada uno de los miembros es arquetipo universal de quienes forjan la propia contienda. Unos personajes que viven el desarraigo de estar donde no deben y donde no quieren. ¿Hay peor sensación? El encierro por culpa de una guerra , que aunque cercana, queda lo suficientemente lejos de las paredes de la pensión como para servir de motivación a la estancia en un lugar que es el microcosmos indeseado pero tan real como una vida desprovista de esperanza.

Galaxia Gutenberg