ConfutatisWeb

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Artículos Artículos BACH REINVENTADO

BACH REINVENTADO

E-mail Imprimir PDF

 

El pianista islandés, de nombre tan septentrional Vikingur Olafsson presenta una nueva obra en este 2018, grabación del repertorio bachiano mas exquisito. Olafsson que ya abordó en su anterior disco para Deutsche los trabajos pianistas de Glass, obtiene el cum laude en esta magnífica exhibición interpretativa en un disco realmente delicioso. 

Es Olafsson un pianista sobrio sin adornos, un pianista cerebral, intelectivo que sintetiza la partitura hasta llevarla a cotas de simplicidad realmente meritorias. Olafsson consigue sonidos modernos para el barroco eterno, dota de un sentimiento profundo que diría Rohmer, a lo que ya es profundo de por sí,  el Bach mas delicado, el piano elevado a l mas excelso arte. Olafson es un gran pianista, y un gran intérprete de vieja escuela europea cuya irrupción al más alto nivel sirve de contrapeso de oriente y de reducto intelectual de la vieja Europa musical. Un disco exacto. 

Última actualización el Martes, 07 de Septiembre de 2021 09:36  

Asociados


Newsflash

kaadish

 

KADISH POR MAHLER ARNOLDO LIBERMAN

SEFARAD

 

Es difícil reseñar el libro de un amigo porque uno cae en las redes de la sospecha, bien es cierto que si el amigo es Arnoldo Liberman toda sospecha se disipa, ya que el bueno de Arnoldo no necesita amigos que reseñen sus libros porque somos sus amigos los que buscamos a sus libros y no a la inversa. En esta ocasión entona un Kadish por Mahler; si supiera Mahler lo mucho que le debe a Arnoldo, le compondría una Canción para un compañero de viaje. Arnoldo describe como siempre ese hito vital que es para él, y para muchos de nosotros, la Viena finisecular. Ese entorno del fin del mundo ese “Austria Erit in Orbe ultima” ese barranco al abismo en el que existió Mahler, ese triple apátrida, ese mundo de última cultura que esperó a los bárbaros, cuando estos ya le habían hecho a Zweig dudar de la vida. Arnoldo preciso y precioso como siempre, con su pureza cristalina y límpida, profunda y sincera como una Canción a un niño muerto.