ConfutatisWeb

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Discos Discos LA VANITA DEL MONDO. JAROUSSKY

LA VANITA DEL MONDO. JAROUSSKY

E-mail Imprimir PDF

 

Philippe Jaroussky es único. No se puede negar que estamos ante uno de los artistas más relevantes de nuestro tiempo. Su voz de contratenor puro, de mil y un matices que modulan cada nota hasta retorcerla, recrearla, cambiarla para dejarla donde estaba, pero más bella, más pura, más eterna. Escuchar a Jaroussky es una experienciacasi mística. Sus videos en Youtube arrastran miles de visionados;la versión del Laschia ch´io pianga de Rinaldo es una de las mejores interpretaciones vistas y acumula visionados sin parar. Escucharle es quedarse absorto, su dominio del canto es sobrenatural, embarcado en mil proyectos y en la labor docente Jarrousky es sin duda el alumno que hubiera querido Porpora. El disco que traemos hoy, nada menos que ¨La Vanita del Mondo¨ es un recopilatorio de arias maravillosas de su repertorioScarlatti, Chelleri, Bononcini, Torri, Caldara; Hasse... Disco irrepetible para un artista sublime.

Última actualización el Miércoles, 06 de Octubre de 2021 17:30  

Asociados


Newsflash

kaadish

 

KADISH POR MAHLER ARNOLDO LIBERMAN

SEFARAD

 

Es difícil reseñar el libro de un amigo porque uno cae en las redes de la sospecha, bien es cierto que si el amigo es Arnoldo Liberman toda sospecha se disipa, ya que el bueno de Arnoldo no necesita amigos que reseñen sus libros porque somos sus amigos los que buscamos a sus libros y no a la inversa. En esta ocasión entona un Kadish por Mahler; si supiera Mahler lo mucho que le debe a Arnoldo, le compondría una Canción para un compañero de viaje. Arnoldo describe como siempre ese hito vital que es para él, y para muchos de nosotros, la Viena finisecular. Ese entorno del fin del mundo ese “Austria Erit in Orbe ultima” ese barranco al abismo en el que existió Mahler, ese triple apátrida, ese mundo de última cultura que esperó a los bárbaros, cuando estos ya le habían hecho a Zweig dudar de la vida. Arnoldo preciso y precioso como siempre, con su pureza cristalina y límpida, profunda y sincera como una Canción a un niño muerto.