ConfutatisWeb

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Discos Discos ROLANDO VILLAZON SE EMPAPA DE HANDEL

ROLANDO VILLAZON SE EMPAPA DE HANDEL

E-mail Imprimir PDF

villazon

Arias ( Edición lujo )
Tenor:  Rolando Villazón
Director de Orquesta: McCreesh, Paul
Compositor: Handel
Orquesta: Gabrieli Players

 

La nueva joya de Detsche Grammophon encuentra a un Villazon que a su vez se encuentra a  sí mismo en un repertotio tan novedoso para él como verlo a nosotros dejarse el alma para emocionar con la música de Haendel. El disco cuidadosamente editado con libreto y DVD es un homenaje al sentido del gusto y la estética vocal. Una auténtica maravilla el trabajo de Paul McCreesh y del propio Rolando Villazón que poco a poco se situa discretamente en la cumbre . Haendel necesita poco aditamento, pero Villazón se despelleja para suplir su falta de experiencia barroca creando auténticas delicias. Un disco que recomendamos si reservas una joya en la estantería para recordarnos de vez en cuando que la vida realmente puede ser bella. Tras un dia vulgar,  dos minutos del Ombra mai Fu nos ubican de repente en la atalaya intelectual de la que no se debiera descender nunca

Última actualización el Sábado, 02 de Mayo de 2009 10:13  

Asociados


Newsflash

memento vivere

NO TE OLVIDES DE VIVIR

GOETHE Y LATRADICION DE LOS EJERCICIOS ESPIRITUALES. Ed.Siruela.

Siruela presenta un trabajo impecable. Pierre Hadot nos traslada a la visión goethiana de la vida. Tenerla presente, eso es lo importante. La vida es lo único que importa, decía Lorca “Lo que mas me importa es vivir”. Esa vida, la constancia del momento presente que recreó el propio Goethe de manera tan hermosa en Fausto: “Detente instante, eres tan bello”. La vida hoy incardinada en los postulados epicureístas, entroncar con Marco Aurelio es el presupuesto del “memento vivere”, acuérdate de vivir como la otra cara de la moneda del memento mori latino, acuerdate de morir “recuerda que eres mortal” como se les susurraba a los emperadores en su iter laureado sobre pétalos de rosa, como recuerdan también los monjes de la Gran Trapa cavando cada día la fosa que albergará sus cuerpos cuando la muerte habite.