ConfutatisWeb

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Artículos Artículos ZOLTAN KODALY, ESPÍRITU DE HUNGRÍA

ZOLTAN KODALY, ESPÍRITU DE HUNGRÍA

E-mail Imprimir PDF

zoltan

 

 EL ESPIRITU DE HUNGRÍA La vida de Kodaly es la esencia de la vida húngara. Un país que ha sido encrucijada de culturas, de esencias del Danubio, de vidas errantes y sonidos zíngaros. Hungría atesora un folclore que parece hermético en un primer momento. Da la sensación de que los cantos populares tratan de recrear una historia eterna, nacida del fuego y los vaivenes de lo que fue un imperio y sigue teniendo la impronta de esa época dorada, casi vienesa, que fomentaba las estéticas de una burguesía refinada que encontraba aquí y allá un brillo magiar con que alimentarse.

Kodaly trata de clasificar, de estudiar , de sentir de entender ese folclore que el savia que irriga el carácter de un pueblo que siempre vivió entre dos mundos. El contacto con Bartok y esa obsesión por el orden, le permite catalogar el tarro de las esencias magiares y recopilar más de cien mil canciones. La pasión de Kodaly era el estudio aunque más tarde desarrollar ala crítica musical y la composición , alternando estas disciplinas con la dirección. Su paso por la Comuna le acarrea ciertos problemas pero luego de éstos se ganó el bien merecido respeto de cuantos regímenes fueron sucediéndose. Kodaly supo guarnecerse de los vientos de  cambio y recrear esa esencia húngara hasta ser el icono del patrimonio cultural de aquél pais. El Salmos Hungaricus fue la consagración en su tierra, su composición más laureada. La conmemoración de la unificación de Budapest fue el motivo para una composición que es orgullo patrio. Kodaly recrea danzas, cuadros de marcado carácter campesino que huelen a la tierra que le vio nacer. Su obra es un constante homenaje a las raíces, y sus raices son su vida y su música, una recreación de lo que parece evocar un atardecer de Magris en una constante vuelta a un Danubio que pide una copa de Tokalj.

 

Última actualización el Sábado, 12 de Septiembre de 2009 18:54  

Asociados


Newsflash

La filosofía pasado el mañana es uno de esos libros inclasificables, que parte del  ensayo para transitar por el modelo de conferencias recopiladas, pensamiento, disertación y algo más. Cavell, nos propone un análisis conceptual de la propia filosofía y el pensamiento, aunando diversas y variopintas teorías sobre múltiples concepciones filosóficas, y casi vitales.  Derrida, Nietzsche, Heidegger y hasta el análisis pormenorizado de Fred Astaire y la simbología de su baile forman parte de las conferencias agrupadas bajo el sugerente título. Cavell elabora y reelabora enlaces y conexiones que parecen imposibles, y lo hace con gracia. Cavell elabora un cuadro multiforme y poliédrico sobre el escenario filósofico que viene, las corrientes que augura y las bases del pensamiento para un nuevo orden secular. 

Relaciones de la vida y la filosofía con el cine, con la ópera y las artes en general, formaciones prefigurativas sobre el nuevo concepto de pensamiento hacen de este libro un texto atractivo, novedoso e interesante, un soplo de aire fresco, original y divertido que nos llega de la mano de Alpha Decay que es una de las editoriales que más y mejor está trabajando los títulos que en materia filosófica están marcando os pasos de las nuevas tendencias en el pensamiento internacional