ConfutatisWeb

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Libros Libros
Libros
Filtro     Mostrar # 
# Título del artículo Autor Hits
1 UN LIBRO PARA EL CONCIERTO DE COLONIA Confutatis 3770
2 LA DIGITACION PIANISTICA CONFUTATIS 3174
3 PIANO MASTER Daniel Lopez Fidalgo 4719
4 TEORIA MUSICAL Y ARMONIA MODERNA CONFUTATIS 2041
5 LOS HERMANOS GIACOMETTI DANIEL LOPEZ FIDALGO 3236
6 YO FUI MI MEJOR CLIENTE CONFUTATIS 2759
7 SICILIA MIA DANIEL LOPEZ FIDALGO 2900
8 LOS CONQUISTADORES DE LO INUTIL. DESNIVEL Redaccion Confutatis 2210
9 LA VOZ DEL HIELO. DESNIVEL Redaccion Confutatis 2325
10 SI BEETHOVEN PUDIERA ESCUCHARME Redaccion Confutatis 2538
11 LA FILOSOFIA PASADO EL MAÑANA Redaccion Confutatis 1762
12 HEIDEGGER Y LA MÍSTICA MEDIEVAL Daniel Lopez Fidalgo 2213
13 TRADING EN EL FOREX Raghee Horner Eduardo Martin Aguado 2591
14 LA SOCIEDAD DEL CANSANCIO CONFUTATIS 1687
15 El exilio imposible Daniel Lopez Fidalgo 2932
16 STONER. Daniel Lopez Fidalgo 1673
17 Elogio del caminar Daniel Lopez Fidalgo 2647
18 ADORNO, ESCRITOS MUSICALES Daniel Lopez Fidalgo 2959
19 La música como pensamiento Daniel Lopez Fidalgo 2142
20 FILOSOFIA POETICA DE MACHADO Redaccion Confutatis 1674
 
Página 1 de 3

Asociados


Newsflash

kaadish

 

KADISH POR MAHLER ARNOLDO LIBERMAN

SEFARAD

 

Es difícil reseñar el libro de un amigo porque uno cae en las redes de la sospecha, bien es cierto que si el amigo es Arnoldo Liberman toda sospecha se disipa, ya que el bueno de Arnoldo no necesita amigos que reseñen sus libros porque somos sus amigos los que buscamos a sus libros y no a la inversa. En esta ocasión entona un Kadish por Mahler; si supiera Mahler lo mucho que le debe a Arnoldo, le compondría una Canción para un compañero de viaje. Arnoldo describe como siempre ese hito vital que es para él, y para muchos de nosotros, la Viena finisecular. Ese entorno del fin del mundo ese “Austria Erit in Orbe ultima” ese barranco al abismo en el que existió Mahler, ese triple apátrida, ese mundo de última cultura que esperó a los bárbaros, cuando estos ya le habían hecho a Zweig dudar de la vida. Arnoldo preciso y precioso como siempre, con su pureza cristalina y límpida, profunda y sincera como una Canción a un niño muerto.