ConfutatisWeb

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Bienvenidos a la nueva Confutatis!

Lisa Ekdahl, el dulce calor escandinavo

E-mail Imprimir PDF

lisa

 Resulta curioso ver cómo es posible poner dos cubitos de hielo escandinavo en una copa de caipirinha, y observar al tiempo  cómo se derriten ,cómo se funden para lograr un resultado espectacular. El jazz escandinavo no se limita a la recreacion de estandares ,ni a su ola de musica que parece haber nacido para publicarse en ECM. Los ritmos latinos agitan los clubes de escandinavia, y especialmente Suecia se muestra proclive a  crear un tipo de jazz que nos hace dudar de su lugar de origen. Este disco es un ejemplo de la fusión bien hecha, ritmos brasileños cantados con maestría por Lisa ,que parece la prima pequeña de Astrud Gilberto. Un disco poco publicitado (para eso estamos nosotros), pero digno de absoluta recomendación. La musica de Salvadore Poe, ( que sepamos nada que  ver con  Edgar) es digna de un gran Jobim. El disco es una obra cerrada y bien concebida, un producto estudiado y bien hecho que permite desayunar salmón bebiendo caipirinha...

Última actualización el Domingo, 14 de Junio de 2009 10:18
 

BEL CANTO

E-mail Imprimir PDF

garanca elina

 

BEL CANTO. ELINA GARANCA.

La mezzo Elina Garanca ha dado una vuelta de tuerca a su imagen y  a su carrera.Si hace unas semanas traíamos a esta paginas el trabajo " Montescos y capuletos" con Anna Netrebko, le toca elturno ahora a su " Bel canto". Deutsche ,que cuida la imagen de sus artistas hasta hacer obras de arte imperecederas, ha diseñado un trabajo a la medida de Garanca, quien  hace un repaso florido por Bellini, Rossini, Donizzeti... Con la ayuda de la Filarmónica del Teatro Comunale de Bolonia en manos de Ricardo Abbado,el resultado es un disco excelente. Un recorrido por la sonoridad italiana demás bellla factura, imágenes del periodo vocal más bello que sienta como traje nuevo a Elina Garanca.Una artista que crece por momentos y que desde luego está en muy buenas manos.

 

Última actualización el Domingo, 14 de Junio de 2009 09:11
 

Ike Quebec, la belleza de la simplicidad

E-mail Imprimir PDF

ike

 

IKE QUEBEC , LA BELLEZA DE LA SIMPLICIDAD

DANIEL LÓPEZ FIDALGO

El mundo está  repleto de hombres importantes.  Decía Montaigne que la importancia de un hombre suele ser inversa al ruido que hace. Quebec hacía poco ruido y mucha música. Una música deliciosa que no le ha hecho pasar a la historia del jazz como uno de los primeros de la línea de vanguardia pero  que debe ser tenido como uno de los más grandes.  Su infancia, como la de tantos otros ,ocurrió en un Harlem arquetípico: familias de clase baja negra, niños en la calle todo el día, abuelas orondas que distaban tan sólo una generación de la plantación, con un moño recogido en lo alto deseando que pasara la semana y llegara el domingo para cantar en misa.  Padres que aún veían lejana la Nueva York del otro lado del parque. Unos pocos kilómetros de distancia de Central Park South y una eternidad la que los separaba de ese mundo de blancos al que se dirigían a limpiar , teniendo que atender a sus vejigas en servicios exclusivos para la raza sureña. Madres que se afanaban en aquilatar exiguos presupuestos para tratar que la prole no se diera cuenta de que su destino estaba definido con nitidez.  En esas, el bueno de Ike, dio rienda suelta a ese instinto tribal que latía a sólo un par de generaciones de distancia y empezó a bailar. A bailar como un maldito, aquí y allá. Le gustaba hacerlo y ¡qué demonios!  era una costumbre que podría reportarle algunos dólares. La música era lo suyo, eso estaba claro, pero debía hacer algo más que bailar. El piano fue su aliado en esa primera deserción de la danza. Después del piano descubrió el saxo. Ese maravilloso instrumento que brilla hasta cegar los clubs y darles algo de brillo en las noches viciosas.

Leer más...
 

Kozena, el sentimiento de lo hermoso

E-mail Imprimir PDF

kozena

SONG MY MOTHER TAUGHT ME

MAGDALENA KOZENA.Deutscghe Grammophon

Parafraseando a Dvorak, Kozena nos trae las canciones que su madre le enseñó. Acompañada por Michael Freimuth a la flauta y malcom Martineau al Piano este disco es una preciosa inversión en sentimientos. Un sonico cálido y limpio que es bello desde la primera a la última nota. Una exquisitez realmente digna de ser escuchada una y otra vez. Un trabajo a la altura de todos los realizados hasta ahora por Kozena. Una edición realmente hermosa con la privilegiada ténica de una artista realmente notable. Janacek, Martinu o el mismo Dvorak de quien Kozena se sirve para rotular forman parte del acervo cultural musical centroeuropeo que qyeda homenajeado en esta preciosa obra.

 

QUIET NIGHTS. DIANA KRALL

E-mail Imprimir PDF

krall

QUIET NIGHTS

VERVE.DIANA KRALL

Vuelve la canadiense con un disco de tono íntimo y cálido, baladas que suenan a Jobim y Astrud Gilberto pero que evidentemente no tienen la frescura brasileira de cuando Gilberto las cantaba como si fuera la auténtica Garota de Ipanema. Krall ha creado ,como siempre una obra comercial y excelentemente concebida, arreglada a la prefección y orquestada con una exquisita elegancia. El disco invita a quedarse en casa disfrutando de un sonido maravilloso, cálido y relajado. Todo lo que hace Diana Krall es realmentre bueno, si bien este disco puede defraudar a los amantes del auténtico sonido brasileño. Nada que ver este disco con las interpretaciones que Getz hizo de Jobim ni por supuesto con ningun disco de la mágica Astrud Gilberto. Esto es sonido cerebral , interpretación exquisita,sonido limpio pero el envase , no nos engañemos es sajón.Gracia la justa-

Última actualización el Sábado, 02 de Mayo de 2009 10:13
 


Página 23 de 28

Asociados


Newsflash

STONER

  

STONER. JOHN WILLIAMS

Editorial Baile del Sol

 

Esta es la historia de un libro bellísimo, de un libro olvidado durante años que no ha tenido el éxito que merece en nuestro país, pero acabará teniéndolo, estamos empeñados en ello. Gracias a editorial Baile del Sol y a su trabajo inteligente podemos disfrutarlo

Stoner es la historia de un hombre común, un hombre vulgar, héroe de su propia cotidianeidad. Un hombre como los de Capra, un hombre como James Stewart, ese americano medio que renuncia a sus sueños fagocitado por la abrumadora presencia de la vida, pre diseñada, que urde sus hilos invisibles como Aracne. Stoner, cuya presencia es una piedra, una losa en cada página del libro es un hombre de Missouri, labrado a la usanza de la vieja América, siempre tan nueva. Medio rural, granja, padres esforzados y favores debidos. Losa de un esfuerzo de la generación precedente con el que uno parece sentirse siempre en deuda;  esa deuda es la losa, el peso que se transporta sobre la espalda. La lucha por la vida en un ideal casi barojiano, la universidad americana, el esfuerzo. Después la vida anodina, la falta de estímulo, la mujer melancólica que distancia del afecto, luego una hija, más tarde los problemas, la persecución del malo, siempre hay un malo en nuestras vidas, Lomax es el malo de Stoner.

El tedium vitae, el envejecimiento prematuro, la vida que se escapa y no hay quien la detenga. No se puede detener la vida. Después el aire fresco, el nuevo impulso vital, la primavera postrera que llena de ilusión los días de amargura como en una libertad condicional bien merecida. Ecos que luego se verán en Coetzee. Stoner acepta con resignada fuerza los avatares intangibles del destino. Stoner es un estoico.

Stoner es un poco Holden Caufield y un poco Hans Castorp. Stoner presta su carne al drama de la existencia, al pasar de las horas que hieren hasta que la última produce, como en el adagio latino, la necesaria consecuencia. Stoner es un libro inmenso en su simplicidad, una historia que nos suena, tal vez la estemos viviendo o la hayamos vivido. Tal vez seamos Lomax, o la señorita Driscoll, o tal vez seamos Stoner.